Los textos de este blog son originales y pertenecen al autor

La mayoría de los dibujos pertenecen al autor y otros han sido tomadas de sitios de libre descarga,.

11 jul. 2009

K´ONG FU - TSE


La niña elevada por la brisa
coronó el horizonte.
y los árboles inclinaron su copa de viento para tocarla.
De esa manera se baja el cielo.

En un soplo de voces,
que algunos antiguos recuerdan,
un canto se enamoró para siempre
de esa virgen madre y su reciente nacido.

En la fragancia de claros  y lunas
que era la blanca flor de los almendros
crecía Confucio.
Era un niño tan anciano que habitó nobiliario
la edad de esas plantas viejas que son los helechos.
La felicidad en la tierra,
nuestra dicha merecemos.
Vagó entre dos ríos
concluyendo:
que siempre es mejor pensar
que meditar.
En la China de los mandarines
formó su escuela en la selva
con sus benjamines.

Recorría poblados de altezas
predicando evidencia
de la noble quimera.
Creyó que educando a los reyes
estos serían sabios, lumbreras
Pero esos reyes no querían más leyes
eran tiranos o mandones mandarines
chabacanos diluvianos
preocupados de sus lides y su ombligo.

Flores y plantas no constituyen un jardín
hasta que tú lo miras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario